Opinión
Un mal augurio para la Argentina

Por: Andrés Oppenheimer │Periodista y escritor argentino

 El candidato favorito en las encuestas para ganar las elecciones de octubre en la Argentina, Alberto Fernández, está tratando de presentarse como mucho más moderado que su compañera de fórmula, la expresidenta Cristina Kirchner. Pero lo que ha dicho el candidato sobre Venezuela debería estar haciendo sonar las alarmas en todas partes.

“Es muy difícil calificar de dictadura a un gobierno elegido”, dijo Alberto Fernández en una entrevista el 25 de agosto en el programa de televisión La cornisa, refiriéndose a Venezuela. Agregó que Venezuela puede haberse convertido en un país “autoritario”, pero dijo que “las instituciones están trabajando allá”.

Es muy difícil calificar de dictadura a un gobierno elegido, Alberto Fernández

Hay tres razones principales por las que Fernández podría haber dicho semejantes falsedades, y las tres son muy preocupantes.

La primera, muy poco probable, es que Fernández no haya leído las noticias sobre Venezuela en los últimos diez años e ignore el hecho de que Venezuela se ha convertido en un país violador de los derechos humanos, similar a las dictaduras militares de la Argentina y Chile en la década de 1970.

La segundarazón, más plausible, es que Fernández sabe que la dictadura de NicolásMaduro es responsable de al menos 6856 muertes sospechosas de opositores políticos durante el último año y medio, según cifras de las NacionesUnidas, pero no quiere decirlo por miedo a molestar a su candidata a vicepresidenta, la exmandataria.

Cristina, como la prensa argentina se refiere a ella, fue una aliada cercana de Maduro durante su gobierno, y actualmente pasa buena parte de su tiempo en Cuba, donde su hija está siguiendo un tratamiento médico.

Si Alberto Fernández está defendiendo a Maduro por temor a enemistarse con Cristina, demostraría lo que muchos argentinos ya sospechan: que Cristina es la que manda en la fórmula Fernández-Fernández. Fue ella quien lo eligió como candidato presidencial y lo anunció públicamente.

La tercerarazón por la que Alberto Fernández estaría defendiendo a Maduro, que resultaría tan preocupante como la anterior, sería que él pensara que hay dictaduras “buenas” y dictaduras “malas”. Según esta lógica, una dictadura de derecha como la de Chile bajo el general Augusto Pinochet o la de la Argentina bajo el general Jorge Rafael Videla serían dictaduras “malas”, mientras que la de Maduro sería una dictadura “buena”.

Bajo esta lógica lamentable, no importaría que el régimen de Maduro haya asesinado a más de 6856 opositores en solo un año y medio, más del doble de la cifra total de asesinatos políticos del régimen de Pinochet en diecisiete años, según el reciente informe de las Naciones Unidas.

Cualquiera fuera la motivación de Fernández para ser tan amable con Maduro, aquí están los hechos:

  • Maduro, que ya era un gobernante autoritario, se convirtió en un dictador absoluto en 2016, cuando despojó de casi todos sus poderes legislativos a la Asamblea Nacional de mayoría opositora que había sido elegida democráticamente.
  • Maduro se convirtió en un dictador aún más férreo en 2018, cuando celebró una elección presidencial fraudulenta después de arrestar, enviar al exilio o inhabilitar para participar a los principales candidatos opositores.
  • La elección del 20 de mayo de 2018 fue un chiste a tal punto que todas las principales democracias occidentales acordaron no reconocer a Maduro como presidente legítimo cuando asumió el cargo por un nuevo mandato el 10 de enero. La mayoría de ellos reconoce a Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional, como el líder legítimo de Venezuela.
  • La dictadura corrupta de Venezuela creó una crisis humanitaria que ha provocado un éxodo de más de cuatro millones de venezolanos, según cifras de la ONU. Guaidó me dijo en una entrevista reciente que es probable que la cifra se duplique a ocho millones para el próximo año.

Volviendo al candidato presidencial argentino Fernández, quien según las encuestas tiene muy buenas posibilidades de ganar las elecciones del 27 de octubre, sus desafortunadas declaraciones sobre Venezuela son un mal presagio para quienes esperan que sea un “moderado” si es elegido presidente.

Lo que dijo Fernández sobre Venezuela demuestra o que está mal informado, o que es un títere de Cristina, o que cree que existen “dictaduras buenas”. Cualquiera de estas tres posibilidades sería un mal augurio para Argentina.

Fuente: La Nación

Etiquetas

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar