Desde distintas áreas, estas historias devuelven la esperanza en la lucha social en Venezuela.
Cuatro héroes de la resistencia civil venezolana

• Este proyecto responde a la necesidad de establecer diálogos con los jóvenes que salen a las calles a protestar en contra del régimen

La censura, la crisis económica y la intermitencia del servicio de energía no han sido limitantes para que dentro y fuera de Venezuela se levanten voces de mujeres y hombres que defienden los derechos humanos y traen esperanza a quienes día a día hacen parte de la resistencia civil.

A pesar de estar bajo medidas cautelares –que le profirió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos– y verse obligado a tener estrictos protocolos de seguridad, Rafael Uzcátegui está salvando la memoria cultural de su país, al mismo tiempo que intercambia medicamentos a través de la iniciativa Música por Medicina.

Este proyecto responde a la necesidad de establecer diálogos con los jóvenes que salen a las calles a protestar en contra del Gobierno. En la música y en los libros, Uzcátegui encontró la manera de apoyar la producción artística local –que pasa por un difícil momento–, fomentar las cadenas ilegales de entrega de medicamentos y recompensar la solidaridad de los donantes, quienes en su mayoría son personas que fallecen y dejan medicamentos a medio usar.

De la mano de 12 artistas venezolanos, esta iniciativa realizó dos producciones musicales: Música por medicina y Rock contra la dictadura. Ahora el desafío está en proteger a toda costa la memoria cultural venezolana, que se ve perjudicada por la pérdida y el deterioro de los archivos físicos. Y aunque no ha sido nada fácil, pues la censura es pan de cada día y cada vez son menos las imprentas en Venezuela, Rafael Uzcátegui lidera la producción de una trilogía de libros que atesora la historia de la música punk, el reggae y el rock en su país.

De la mano de 12 artistas venezolanos, esta iniciativa realizó dos producciones musicales: Música por medicina y Rock contra la dictadura. Ahora el desafío está en proteger a toda costa la memoria cultural venezolana, que se ve perjudicada por la pérdida y el deterioro de los archivos físicos. Y aunque no ha sido nada fácil, pues la censura es pan de cada día y cada vez son menos las imprentas en Venezuela, Rafael Uzcátegui lidera la producción de una trilogía de libros que atesora la historia de la música punk, el reggae y el rock en su país.

“Cada vez que un músico canta sobre el malestar de comunidades vulnerables o que un artista se expresa a través de su arte, estos son potenciales aliados en esta causa de derechos humanos”, dice este héroe venezolano, coordinador general de la ONG Provea.

Para leer la nota completa visita El Tiempo

Nota  relacionada:

Asimilación a la inmigración venezolana a Colombia

Etiquetas

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar