Ramiro Cárdenas, de administrador a innovador
Historias de migrante: joven venezolano calienta pasteles con paneles solares en Cúcuta

• El joven de 28 años utilizó la energía solar como una oportunidad de negocio

El inclemente sol de Cúcuta fue el punto de partida que llevó a Ramiro Alberto Cárdenas (migrante venezolano, 28 años) a fabricar y usar un panel de energía solar para calentar los pasteles y empanadas que vende en la calle 15 con avenida primera de Cúcuta.

Con un título de administrador bajo el brazo, Ramiro llegó en octubre de 2018 al Norte de Santander buscando empleo. Si bien le hicieron una oferta laboral, el sueldo ofrecido fue muy bajo y decidió -más bien- emprender como alternativa para mantenerse en la ciudad llamada “la perla del Norte”.

Debido a una operación de columna, este joven migrante de la Universidad de Los Andes (ULA) decidió procurarse ingresos de forma independiente porque su estado de salud no le permite estar todo el día sentado en una oficina frente al computador.

El joven, padre de una niña de tres años, es afín a la frontera, primero por la cercanía con su ciudad natal: San Cristóbal, y segundo porque su mamá cucuteña emigró a Venezuela a probar suerte en el Táchira, junto a su esposo, un venezolano.

Sin embargo, la crisis de Venezuela obligó a Ramiro a abandonar su zona de confort y a empezar una nueva vida en Cúcuta.

Esta es parte de su historia:

En entrevista exclusiva para El Venezolano Colombia, Ramiro contó que en enero de este año acondicionó el techo del carrito de pasteles con el objetivo de calentarlos con energía solar. No sabía mucho sobre el tema, se dedicó a buscar información y a ver videos de YouTube, y lo logró: ya tiene once meses vendiendo el desayuno típico de Cúcuta: pastelitos y empanadas.

El trabajo fue duro, pues la inversión no fue fácil, este sistema tiene un costo entre 4 y 7 millones de pesos, pero con ayuda de sus hermanos, que le aportaron 700.000 pesos y con un soldador a quien Ramiro le dio indicaciones, logró montar todo el sistema de calentamiento a través de la energía solar.

Calentar los pasteles bajo esta modalidad le ha dado mucha satisfacción, primero porque no tiene ningún riesgo, no usa gas ni electricidad, y además contribuye con el medio ambiente. Los cucuteños y venezolanos lo han felicitado por su iniciativa innovadora.

El joven administrador también tiene otras metas, quiere convertir su emprendimiento en una franquicia; y para lograrlo está asistiendo a talleres que organiza la Cámara de Comercio de Cúcuta. en cuya institución recibe capacitación en temas de finanzas, mercadeo, competitividad, registro de empresas y temas legales.

 “Cúcuta no era una ciudad ajena para mí, tengo familia aquí y venía con mucha frecuencia, conocía mucho de los gustos y la cultura cucuteña por eso decidí iniciar mi camino como emprendedor en esta ciudad”, destacó.

Este migrante venezolano indicó que salir de Venezuela a buscar una mejor calidad de vida en otro país no es fácil, y emprender tampoco. Sin embargo, destacó con seguridad: “se debe tener mucha constancia paciencia”.

El venezolano Colombia, una ventana informativa importante

Cuando a Ramiro le llegó la primera edición impresa de El Venezolano Colombia, felicitó al equipo editorial del diario y destacó que el impreso es una ventana informativa de gran utilidad para los migrantes venezolanos.

“El Venezolano Colombia trae muy buena información y asesoría para migrantes que llegan desorientados, tiene información valiosa sobre los pasos y consejos para crear una empresa, tema importante para los venezolanos emprendedores”, destacó.

Por: Cenay Sánchez corresponsal de El Venezolano Colombia en Norte de Santander

Etiquetas

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar