Opinión
“Practico la caridad con alegría como ejercicio de bondad”

Por: Leonor Peña | Escritora

Yo soy Leonor Peña. Venezolana y tachirense.  Nativa de esta frontera del Táchira y el Norte de Santander. Soy escritora. He trabajado en el mundo cultural, en la gerencia cultural, como escritora, editora y columnista de prensa. He sido siempre activista voluntaria en programas culturales sociales y ecológicos a favor de las comunidades de mi provincia. 

 En Pamplona, Norte de Santander, fundé el programa de “Venezolanos en Pamplona”, plataforma desde la que cumplo como voluntaria, tareas de ayuda humanitaria a mis paisanos, los venezolanos de este dramático éxodo que huyen de la peor de las violencias: la violencia del hambre y la pobreza.       

En el 2018 fui nombrada Comisionada Especial para la ayuda humanitaria porFinampyme, entidad micro financiera del Táchira, organización con la que he trabajado desde su fundación en programas de emprendimiento a favor de las mujeres desplazadas, que laboran como artesanas. Cumplo mi trabajo con disciplina en gerenciar la compasión, y practico la caridad con alegría como ejercicio de bondad.

Estoy en Pamplona desde hace dos años y diez meses colaborando en programas de emprendimiento para la Revalorización del Patrimonio cultural gastronómico pamplonés, y asesoro al grupo ciudadano que lidera la Defensa del Páramo de Santurbán. 

Trabajo con pamploneses de excepción, con personas extraordinarias que hoy considero mis amigos, mis protectores.  Pamplona me ha dado en ellos, una familia, son como verdaderos amigos, mi familia elegida.  A ellos debo el tener en el corazón la gratitud de vivir en esta dulce ciudad, en donde no me siento ni extranjera, ni exiliada y menos en el destierro.

 Me siento una pamplonesa nacida en San Cristóbal, ciudad que además es hija de Pamplona.  Así que estar en Pamplona es sentir que estoy en la casa de mis ancestros, en la tierra de mi padre, y por todo ello y gracias a su gente ahora sé que soy ciudadana de Pamplona, porque como venezolana he aprendido a ser pamplonesa.  Cada día, cada hora que puedo la dedico a cumplir con Pamplona, asesorando programas a favor de su patrimonio cultural y natural, dando lo más valioso que tengo: el oro de mi tiempo.

Etiquetas

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar