Para vivir en Colombia una familia se necesita al menos 2 sueldos mínimos
Venezolanas en Medellín: Gastamos 80% del sueldo en arriendo

• En septiembre, el gobierno colombiano reportó que la cifra de migrantes venezolanos que vive en el país ya supera los 1,6 millones de personas

Keilyn y Jhoana son dos venezolanas que decidieron probar suerte en Colombia hace más de dos años, por la crisis económica de Venezuela. Hoy tras haberse establecido en Medellín, ambas coinciden en que viven bien, pero gastan casi todo su sueldo pagando alquiler y servicios básicos.

«Pago junto a mi esposo, el arriendo, trabajamos para pagar casi el 80% de lo que ganamos en arriendo y servicios que es lo más costoso aquí en Colombia. Pagamos servicios, mensualidad del colegio de mi hija, comida, necesidades básicas, ayudar un poco económicamente a familiares en Venezuela, en medicina para mi hija que por cierto también son muy costosas», dijo Jhoana Aguiar de 25 años.

Jhoana llegó a Medellín hace 3 años y medio con su esposo y su hija de 5 años, ahora vive en el barrio Santa Mónica, que compara con la urbanización Las Mercedes en Caracas, pero relató que cuando emigró tuvo que trabajar vendiendo en la calle y fue víctima de xenofobia.

«Lo peor que he tenido que hacer es vender bebidas energéticas en un semáforo. Hoy alquiló motos para ponerlas a trabajar en empresas y gano 1.300.000 pesos, pero la xenofobia es mucha, ya nosotros pasamos lo más difícil, pero sí fui víctima de rechazo y con la cantidad de venezolanos que se han venido eso se ha incrementado, para los que llegan ahorita es prácticamente imposible encontrar trabajo siendo venezolano».

Keilyn González abandonó Venezuela en 2018, es hija de padre colombiano y casada con un colombiano, vive en el barrio Tricentenario a una estación del terminal de Medellín y cuenta que a su familia le ha tocado trabajar duro para poder vivir en un país en el que considera «que todo funciona, pero todo es muy costoso».

«Emigré porque no conseguía comida en 2018, no tenía papeles hasta hace poco y no pude conseguir un buen trabajo, porque solo soy bachiller. Me ha tocado vender arroz con leche en la calle, en Caracas tenía un puesto de chicha, pero no lo he hecho en Colombia. En Medellín los venezolanos venden chupetas, caramelos, arroz con leche en las calles, terminales, en las afueras del metro, en los semáforos, en las carnicerías».

Detalló que vive en una casa de dos cuartos, con sala, cocina y baño, junto a su esposo, su hija de 4 años, su cuñada y su suegra que solo va los fines de semana porque trabaja limpiando en casa de familia de lunes a viernes. «Nosotros pagamos de arriendo 350 mil pesos, 200 mil pesos en servicios, 60 mil pesos de wifi y 25 mil pesos en gas, lo que da un total de casi 640 mil pesos. En comida gastamos máximo 250 mil pesos quincenales».

«Una familia con un solo sueldo mínimo no le alcanza para vivir en Colombia, tienen que ser dos sueldos mínimos a juro, para que alcance, por eso es que no queda dinero, por eso no se puede ahorrar y por eso es difícil mandar dinero a Venezuela, que es lo que uno más quiere y lo menos que uno hace», lamentó.

VOLVERÍAN A VENEZUELA

Las 2 coinciden en que volverían si hay un cambio político en el país.

«En Venezuela es un milagro vivir con sueldo minino desde hace años. Con todo y eso, nada como nuestro país, extraño mucho mi cultura, mi casa, mi familia, mis amigos, nuestra Venezuela de antes. Aquí la principal diferencia es la estabilidad y buen vivir, volveríamos a Venezuela si se acabará el Gobierno que está actualmente. Si hay un cambio de Gobierno todo cambiaría, poco a poco, pero cambiaría», aseguró Jhoana.

Mientras que Keilyn, consideró que los jóvenes venezolanos no deberían irse del país, sino estudiar lo que puedan, ya que la educación universitaria es barata. «Siempre voy a decir que Venezuela es lo mejor, por ahora estamos en Colombia por la estabilidad que le damos a nuestra hija, podemos comprarle frutas, leche, su ropa, aquí tal vez no podríamos. Lamentablemente yo no estudié más de un quinto año y no puedo exigir un buen empleo».

«Pero a quien tenga una buena entrada en Venezuela, para poder vivir bien, le digo que no se vaya, que estudie lo más que pueda y que luche en su país, porque hoy Venezuela ha mejorado, porque afuera se pasa trabajo y se sufre mucho. No es fácil ver a venezolanos durmiendo en plazas o pidiendo para comer, es fuerte ver a un venezolano con un cartel en el pecho pidiendo para comer. Para estar viviendo en el metro, es mejor quedarse aquí, la gente en Venezuela es más solidaria, más humana y entre todos nos ayudamos».

En septiembre, el gobierno colombiano reportó que la cifra de migrantes venezolanos que vive en el país ya supera los 1,6 millones de personas, lo que corresponde al 3,4% de los 48,2 millones de habitantes.

Con información de Noticiero Digital

Nota relacionada:

Cuentas y no cuentos: lo que el inmigrante aporta a la economía

Etiquetas

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar