Opinión
Nuestra responsabilidad con los migrantes

• Según el Isabú, en un mes alcanzan las dos mil atenciones gratuitas a personas provenientes de Venezuela, en los 25 centros médicos que hacen parte de su red, lo que significa que una tercera parte de todos los servicios que se prestan están dirigiéndose hacia los migrantes

En la misma medida en que la situación general no mejora en Venezuela, seguimos recibiendo diariamente desde allí decenas de grupos de migrantes, la mayoría en tránsito hacia otras regiones del país o hacia otros países suramericanos, aunque un importante número de estos vecinos y hermanos, por diversas razones terminan radicándose en el área metropolitana por un largo período o de forma definitiva.

En cualquier caso, unos y otros significan obligaciones de las administraciones municipales para su atención que, además del esfuerzo institucional, implica importantes costos que corresponden al Gobierno Nacional.

La situación que se ha vivido desde cuando hace tres años se intensificó la migración, ha venido impactando cada vez a la ciudad en general y particularmente a entidades como el Instituto de Salud de Bucaramanga, Isabú, que debe atender directamente a esta población. Según el Isabú, en un mes alcanzan las dos mil atenciones gratuitas a personas provenientes de Venezuela, en los 25 centros médicos que hacen parte de su red, lo que significa que una tercera parte de todos los servicios que se prestan están dirigiéndose hacia los migrantes.

En términos financieros esto implica para la entidad un acumulado de dos mil 500 millones de pesos que han salido del presupuesto propio y que debían ser cubiertos por el Gobierno Nacional, pero de ello solo se ha recibido el 20%, es decir, que aún falta por recuperar 2 mil millones de pesos, que no son poco para el haber del Isabú.

Estudios recientes, adelantados por entidades oficiales, aseguran que el área metropolitana de Bucaramanga es una de las cinco zonas del país en donde más impacta la migración de Venezuela. Según cifras de Migración Colombia, en Bucaramanga, Girón, Floridablanca y Piedecuesta viven 56 mil 454 venezolanos, pero de esta cifra total, las dos terceras partes, 37 mil 94 de ellos, residen en la capital santandereana.

De aquí la importancia de que el Gobierno Nacional responda por sus obligaciones en esta materia con los municipios del área, puesto que en ningún momento puede detenerse la atención a esta población que requiere y merece de toda nuestra solidaridad como gobierno y como comunidad, ya que, en su inmensa mayoría, estas son personas de bien que se han visto obligadas a tomar la difícil decisión de desarraigarse de su familia y de su patria para buscar las oportunidades que en su tierra son cada vez más escasas.

Según cifras de Migración Colombia, en Bucaramanga, Girón, Floridablanca y Piedecuesta viven 56 mil 454 venezolanos, pero de esta cifra total, las dos terceras partes, 37 mil 94 de ellos, residen en la capital santandereana.

De aquí la importancia de que el Gobierno Nacional responda por sus obligaciones en esta materia con los municipios del área, puesto que en ningún momento puede detenerse la atención a esta población que requiere y merece de toda nuestra solidaridad como gobierno y como comunidad, ya que, en su inmensa mayoría, estas son personas de bien que se han visto obligadas a tomar la difícil decisión de desarraigarse de su familia y de su patria para buscar las oportunidades que en su tierra son cada vez más escasas.

Fuente: Vanguardia.com

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar