La cifra de desempleo total en 2019 fue de 10,5%
Colombia: la situación del desempleo sigue siendo dramática

• Las causas de esta dramática situación laboral no son distintas al bajo crecimiento de la economía

El año pasado, el número de personas ocupadas fue de 22,2 millones. Las desocupadas ascendieron a la cifra récord de 2,6 millones, 209.000 más que el año anterior y las llamadas inactivas fueron 14,4 millones de personas, cifra que subió en más de 455.000.

Las cifras muestran un panorama de alto cuidado que va más allá de solo plantear que la cifra de desempleo total en 2019 fue de 10,5%, por debajo de 2018 cuando fue de un dígito al llegar a 9,7%. La foto del panorama laboral es la que deja la saliente ministra de Trabajo, Alicia Arango, y que marca el derrotero para quien la remplace en una de las carteras con más deudas en ejecución del actual Gobierno Nacional.

Las causas de esta dramática situación laboral no son distintas al bajo crecimiento de la economía, a la llegada de casi dos millones de personas de Venezuela, a la caída de las exportaciones y lo que no es menor al lento repunte de la actividad económica en la construcción y el sector agropecuario.

Y cuando se mira la situación laboral en las zonas rurales versus las urbanas, salta a la vista que el campo padece un grave problema de generación de trabajo, mientras que en las trece ciudades principales las cifras no son tan malas como en el consolidado. Lo más grave de la situación del desempleo en Colombia es que el país ya ocupa el segundo lugar en la región y que es un problema sin soluciones ni propuestas a la vista, muy a pesar que paradójicamente, el país es el de mayor crecimiento económico entre las economías más grandes de Iberoamérica.

Un repunte anual del PIB en promedio de 3,5% no es suficiente para generar más empleos formales máxime cuando la economía padece choques externos como la desaceleración global y el fenómeno migratorio venezolano. Para encontrar una solución en el mediano plazo se debe apurar el plan previsto por el Gobierno con los Pactos por el Crecimiento que tienen un componente laboral importante.

Para romperle el espinazo al desempleo se deben conjugar varios frentes de trabajo. El primero es un plan ambicioso de incentivos al sector empresarial para que existan más beneficios tributarios para las compañías que generen puestos de trabajo, lo que hay ahora no ha generado mayores motivaciones y en cambio ha desgastado las políticas públicas en ese sentido.

El otro punto es que no se puede seguir generando una brecha laboral entre el campo y la ciudad, situación que si se mantiene puede ocasionar mayores desigualdades, justamente el gran problema que se debe solucionar con más trabajos dignos.

Lo ideal es que haya una reforma laboral muy técnica elaborada por el Ministerio de Hacienda y la cartera de Trabajo que involucre incentivos, nuevas jornadas semanales y el necesario esquema de trabajos por horas, tal como sucede en otros países. La carga de los impuestos parafiscales aleja a las empresas tradicionales de la creación de puestos de trabajo, a lo que se suma los costosos despidos y él elevado salario mínimo, tal como es asignado en la actualidad. Son muchos los factores que intervienen en un problema que está creciendo.

Un consejo al oído del próximo ministro de Trabajo es no argumentar con cifras que el problema no existe, sino liderar las reformas que están en su mano para de una vez por todas romperle el espinazo al desempleo, problema que se ensaña con los más jóvenes y en las zonas rurales. Lo fundamental es aceptar que las cosas no van bien.

Con información de La República

Nota relacionada:

El desempleo aumentó en Colombia en 2019

Etiquetas

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar