Margarita viajó de Norte de Santander a Venezuela en 2004, le gustó el país, y se quedó
Pareja colombo-venezolana emprenden en Cúcuta a los 50 años

• Llegaron a la ciudad llamada “La perla del Norte” a montar una microempresa de artesanías y muñecas llamada “Maryeen Muñecas”

Yeen Lauro Ramírez es un emprendedor venezolano con 51 años y casado con Margarita Caballero, de Norte de Santander, llegaron hace seis meses a Cúcuta: vienen de Barinas, en cuya ciudad se dedicaban al comercio.

Margarita viajó desde Cúcuta hacia Venezuela en 2004, le gustó el país, y se quedó. Allí, conoció al venezolano Yeen Lauro y se mantuvo durante 19 años en Venezuela. Ambos vivían en el campo, en el municipio Pedraza, ubicado en Barinas, pero la crisis los sacó del país.

“Lo poca comida que lográbamos comprar con nuestro trabajo en algunas oportunidades nos la robaron: a mi esposo le robaron la bicicleta, la inseguridad cada día era más fuerte por esta razón decidimos salir del país”, señaló Margarita con nostalgia al recordar que tuvo que abandonar su hogar en Venezuela.

Lauro trabajaba en el área fotográfica y vivía del comercio en Venezuela y Margarita trabajaba cuidando ancianos, y vendía ropa.

“Venezuela es muy linda y la gente también, extraño todo de ese país, al cual llegué en 2004: allá todo es más fácil”, dijo Margarita con lágrimas en sus ojos, al recordar su vida en Venezuela.

Crearon “Maryeen Muñecas” 

Llegaron hace seis meses a Cúcuta, porque Margarita tiene familia en el departamento, empezaron a fabricar muñecas y artesanías para mantenerse en Cúcuta.

Crearon una microempresa de artesanías llamada “Maryeen Muñecas” en la cual fabrica muñecas de trapo, peluches y confeccionan blue jeans. Agradecieron a Cúcuta por haberlos recibido.

“Hicimos un estudio de mercado y vimos que la elaboración de muñecas sería una oportunidad para emprender y lograr un negocio para mantener nuestros gastos en Cúcuta”.

Igualmente, venden tinto, aguas; y Lauro hace trabajos fotográficos.

Agradecidos por las ayudas de las instituciones

Esta pareja de la tercera edad ha recibido ayuda de Acdi/Voca, Usaid y la Cámara de Comercio de Cúcuta. Margarita comentó que esperan expandir el negocio y montar otra microempresa llamada “Confecciones el Buen Pastor” con la cual espera vender ornamentos religiosos.

“Somos una familia muy humilde y estamos muy agradecidos por toda la ayuda que nos han dado las entidades para iniciar nuestro emprendimiento, hacemos nuestros productos a mano porque no tenemos maquinaria, esperamos dar a conocer nuestros productos e ir creciendo poco a poco”, destacó Yeen. 

Por: Cenay Sánchez, corresponsal de El Venezolano Colombia

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar