#SoyVenezolano: Marilyn Reposo

➥ Marilyn Reposo trabaja en Rappi. Tiene 39 años y es de Acarigua estado Portuguesa. Entre semana, con su bicicleta, recorre Bogotá para despachar pedidos de comida o medicinas

Marilyn Reposo trabaja en Rappi. Tiene 39 años y es de Acarigua estado Portuguesa. Entre semana, con su bicicleta, recorre Bogotá para despachar pedidos de comida o medicinas. Los fines semana ofrece el servicio de limpieza en un hotel. Vive sin familia en Bogotá, su hijo lo dejó en Venezuela. Esta es su historia:

  • ¿Qué profesión tienes?
  • Soy técnico medio en administración. Y cursé cuatro semestres de licenciatura en administración de empresas, pero lamentablemente no pude culminar la carrera universitaria.
  • ¿Has podido ejercer tu carrera en Colombia?
  • No he podido por contratiempos en la legalización de documentos. Adicionalmente, no tengo un título válido que demuestre mis estudios en Venezuela. 
  • ¿Cuánto tiempo tienes en Colombia?
  • Tengo dos años, llegué a Bogotá el 20 de febrero del 2018. Mi hermana ya tenía dos años aquí y me recibió. Solo me vine con mi pasaporte y luego me beneficié del Permiso Especial de Permanencia (PEP). Hoy día quedé sola, porque mi hermana se devolvió a Venezuela. 
  • ¿Pudiste conseguir trabajo?
  • Comencé trabajando en atención al público en restaurantes caseros, la mayoría ofrecían servicio de “corrientazos”. También, trabajé en casas de familia y luego pasé a una panadería, estuve allí un año y cuatro meses. Agradezco toda la experiencia que adquirí en ese lugar, pero después renuncié.
  • ¿Por qué?
  • Porque tuve que viajar a Venezuela en julio del año pasado para cumplir con unos compromisos importantes de mi hijo, de 12 años, que vive allá con su abuela. Para esas fechas tenía su graduación, comunión y su cumpleaños, así que para mí, como madre, fue obligatorio viajar.
  • Tuviste entonces la oportunidad de visitar Venezuela el año pasado: ¿cómo viste el país?, ¿por qué decidiste volver a Colombia?
  • La situación en Venezuela está cada vez más grave, la inflación, los precios, la escasez, no hay trabajo; así que decidí volver considerando que ayudo más a mi hijo y a mi familia estando aquí.
  • Cuando regresaste: ¿conseguiste trabajo?
  • No, a veces es muy difícil conseguir trabajo si no tienes documentos y, tampoco tenerlos es una garantía, porque no te contratan si no demuestras experiencia. Así que por ahora trabajo de domiciliaria en Rappi de lunes a viernes. Para reponerme económicamente, en el día extiendo mis horas en los domicilios. Y los fines de semana trabajo en el área de limpieza en un hotel cerca de Monserrate, así, con estos dos trabajos de domingo a domingo, me he mantenido.

“sé que muy pronto estaremos de nuevo todos juntos disfrutando de nuestra Venezuela”

  • ¿Crees que ya superaste el proceso migratorio?
  • Sí, pero es difícil. Estar aquí sola, no ver a tu familia, abandonar mi casa. A mi hijo no lo veo, por ejemplo, desde julio. Es duro pasar por estas situaciones. Sin embargo, aquí me han ayudado algunos conocidos venezolanos. Gracias a Dios he conseguido personas maravillosas que me estiman mucho y me apoyan en este proceso.
  • ¿Qué comida colombiana has adaptado a tu dieta?
  • (ríe) Al comienzo ninguna me gustaba, pero con el tiempo me fui adaptando. Si no me gustaba, veía la manera, porque no desprecio la comida. Ya me he adaptado a la mezcla del dulce con lo salado, si te digo que para mí es extraño comer arroz con pasta.
  • ¿Sientes orgullo cuando dices: “Soy venezolana”?
  • Claro, me siento súper orgullosa. Yo quisiera volver y poder compartir con mi familia … sé que muy pronto estaremos de nuevo todos juntos disfrutando de nuestra Venezuela.

Por: Haryanna Lagonell Briceño

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar