Así funciona la atención médica domiciliaria para el COVID-19 en Bogotá

• Los equipos están capacitados para valorar los pacientes, tomar muestras y hacer seguimiento a los casos confirmados del nuevo coronavirus

El Venezolano Colombia | El Espectador

Un acuerdo entre la Alcaldía de Bogotá con las IPS y EPS para disminuir la velocidad de la propagación del COVID-19, permitió que actualmente 84 equipos de atención domiciliaria estén a disposición de los capitalinos. Estos están conformados por un médico general o una enfermera y un conductor, quienes recorren las calles de Bogotá.

“Se trata de un esquema de atención innovador que busca además evitar la congestión del sistema de salud y mantener la red hospitalaria en condiciones de recibir casos de alta complejidad”, señaló la Secretaría de Salud.

Todos los equipos domiciliarios, dice la cartera distrital, están direccionados por el Centro Regulador de Urgencias y emergencias (CRUE), el cual determinará a qué zona de Bogotá debe dirigirse el personal médico a atender a los pacientes.El vehículo cuenta con un radio similar al de una ambulancia, equipos especializados y  elementos de protección personal para los profesionales de la salud. Adicionalmente, el personal médico ha sido capacitado para la atención de casos sospechosos y confirmados de COVID-19, así como en el uso de elementos de protección personal y de bioseguridad.

Cuando el CRUE recibe una llamada de emergencia o la solicitud de una EPS para atender a un paciente, le asigna el vehículo que esté más cerca al domicilio. Posteriormente el equipo recibe a través del radio la solicitud y llega a la vivienda donde puede hacer una  valoración inicial, y determinar la necesidad o no de tomar la muestra de COVID-19 o hacer consulta de seguimientos a personas infectadas. Las muestras son debidamente guardadas y trasladadas al laboratorio de la Secretaría Distrital de Salud para su posterior análisis. Estos equipos atienden a cualquier paciente sin discriminar su EPS, el régimen o si es nacional o extranjero.

Otras medidas tomadas por el Distrito

Desde hace dos semanas Bogotá y el país se prepara para evitar un colapso en la red hospitalaria. La capital, que tiene 11.000 camas, habilitará en Corferias otras 5.000, lo que equivale a casi la mitad de la red de la ciudad. Con esta estrategia, que adelantará el Distrito con apoyo del sector privado, la idea es convertir los hospitales de la ciudad en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y a Corferias en un nuevo hospital de Bogotá con la cantidad de camas que se necesiten.

“Vamos a convertir los hospitales de Bogotá en UCI y a Corferias en un nuevo hospital de Bogotá. Por ahora, el 5 de abril terminará la adecuación de 1.200 camas, en las que atenderemos a pacientes de Bogotá, Cundinamarca , Boyacá, Meta, Huila y Tolima”, anunció la alcaldesa Claudia López. Además, se adecuarán mil camas más (para completar 2.200). 

De acuerdo con la mandataria, el propósito de este plan es liberar camas de mediana y baja complejidad para garantizar la atención de pacientes durante la emergencia sanitaria que atraviesa Colombia. “Crear una UCI solo es posible en un hospital que esté funcionando con personal especializado, con todas las unidades anexas para darles soporte a los pacientes y con altos estándares. Es imposible instalar una UCI por fuera de un hospital, en un garaje, un hotel o un hospital cayéndose. Sería poner en riesgo a los pacientes”, agregó la alcaldesa López.

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar