La dura batalla para salvar el empleo en tiempos de pandemia

• Despedidos dan la pelea. Los que quieren despedir, también. 3.625 peticiones a Mintrabajo

EL VENEZOLANO COLOMBIA | EL TIEMPO

Los afectados han interpuesto 245 tutelas, muchas de ellas colectivas, invocando el derecho al trabajo. El Ministerio del ramo ha recibido 1.727 solicitudes de empresas que quieren autorización para despedir o suspender contratos, y 1.710 querellas a partir de las cuales ya ha dado apertura a 80 investigaciones por desacato a la orden perentoria de salvar empleos hasta donde sea posible. 

Pero también hay que destacar que existen empresas que, en medio de la dificultad, se están dando la pela por mantener la mano de obra que –en las buenos tiempos– les permitió crecer y ser productivas.

Se destacan algunos pocos negocios del sector hotelero, que, pese a estar entre los que paralizaron actividades del todo, establecieron acuerdos con sus empleados para que fueran a cuarentena con un salario inferior, pero compensado con el adelanto de las primas y aplazamiento de las obligaciones en créditos de libranzas.

Este es parte del panorama laboral en Colombia, tras un mes largo desde que el coronavirus empezó a deambular entre nosotros. Las cifras son el preámbulo al destape, por parte del Dane, del dato de desempleo de marzo, y a unas horas de conmemorarse el Día Internacional del Trabajo.

La preocupación por el empleo en Colombia no es para menos. El ministro Ángel Custodio Cabrera calificó como una “desbandada” lo que sucedió aun sin que pasaran muchos días de la declaratoria de emergencia nacional.

“En menos de un mes, unas personas que se llaman entre comillas ‘empresarios’ empezaron a suspender contratos, a mandar a la gente a licencia no remunerada (lo que en condiciones normales solicita el empleado y no se le puede imponer), y a cancelar contratos de trabajo”.

No iban ni 30 días de cuarentena. La economía empieza a reabrirse y piden autorización para suspender hasta por 4 meses

CALCULO OFICIAL DE DESEMPLEO TODAVÍA ES UN ENIGMA

El cálculo oficial de la pérdida de empleo aún es un enigma que se resolverá con los registros que consolide la Pila (Planilla Integrada de Aportes), la que, sin embargo, solo mostrará la baja en el empleo formal, es decir, el que cotiza a la seguridad social.

Pero, además, la pandemia sacó en alto relieve la condición precaria del empleo en el país: de 22 millones de personas ocupadas hay 11 millones que son asalariados (entre estos están los que ponen en la mira para despidos y reducción de salarios), pero 9,5 millones son trabajadores ‘cuenta propia’, donde está la mayoría de los que quedaron sin actividad tras la orden de confinamiento.

“Expedimos varias normas para proteger el empleo. En el sector público no pudimos salvar contratos de prestación de servicios que se vencieron antes de los decretos. Tampoco se pudo proteger a tercerizados, donde hubo despidos sin dolor”, recordó Cabrera en un debate de control político, el martes, en el Congreso de la República.

“LICENCIA NO REMUNERADA”

En menos de un mes, unas personas que se llaman entre comillas ‘empresarios’ empezaron a mandar a la gente a licencia no remunerada y a cancelar contratos de trabajo

Por ejemplo, en total, el Ministerio de Trabajo está tramitando 3.625 intervenciones, 1.070 de las cuales provienen de empresas que piden pista para tomar decisiones en materia laboral, acogiéndose al llamado ‘hecho constitutivo de fuerza mayor’, es decir, la pandemia.

Otra de las solicitudes que –según dijo– lo sorprendió, es la de 645 empleadores que buscan autorización para la suspensión temporal de actividades hasta por 120 días. “No iban ni 30 días de cuarentena. La economía empieza a reabrirse y piden autorización para suspender hasta por 4 meses”.

En cuanto a las querellas tramitadas por presunta violación de los derechos de los trabajadores, el ministro indicó ante el Legislativo que, de 1.710 se ha dado apertura de investigación a 80 casos, otros 10 están en práctica de pruebas, 9 fueron resueltos en beneficio de los trabajadores; 158 aún permanecen en investigación preliminar y, la mayoría, el 75 por ciento, pasa la etapa de agotamiento de la función preventiva.El efecto de la pandemia sobre el empleo apenas comienza.

◉ Para lectura completa pulse ➦ Aquí

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar