Venezolanos en Barranquilla se reiventan durante la cuarentena

• Cuatro historias de migrantes en tiempo de pandemia ofrecen sus servicios laborales, a través de las Tecnologías de la Información y Comunicación

Por: Miguel González | El Venezolano Colombia

El aislamiento preventivo obligatorio que se cumple para evitar el avance del coronavirus está generando cambios significativos en la vida de los migrantes venezolanos, para muchos los efectos son negativos y para otros es la oportunidad de innovar y diseñar nuevas estrategias para ganar ingresos por sus habilidades.

En este trabajo periodístico para Rostro Caribe contamos cuatro historias de venezolanos en Barranquilla, quienes a través del uso adecuado de las plataformas virtuales muestran un ejemplo positivo en tiempos de crisis.

Productos y servicios a domicilio por WhatsApp

El venezolano Ángel González de 34 años, quien es oriundo del sector la Azulita en el estado Mérida está poniendo en práctica su ingenio y habilidades comunicativas, a través de la plataforma de mensajería WhatsApp para ofrecer pescado fresco, frutas y verduras.

“Desde hace 15 días tuvimos que dejar de vender agua de coco y jugos en la calle por la medida obligatoria de no salir a la calle. Eso nos ha afectado mucho porque la cuentas y las deudas van corriendo y tenemos que seguir pagando el arriendo servicios y la comida. Además la familia que tenemos en Venezuela depende de nosotros. Tengo que enviarle a mi papá y mamá que viven en Caracas”, dijo preocupado.

González está casado, con su esposa e hija de seis años, llegó a Barranquilla hace dos años, luego de escapar de la crisis social y económica que enfrenta Venezuela.

“No es la primera dificultad que los migrantes hemos vivido. Ante este grave problema del coronavirus no podemos quedarnos sentados de brazos cruzados y tenemos que reinventarnos para salir adelante. Con mi teléfono envío mensajes ofreciendo comida a domicilio”, aseguró González.

Solicitud de productos por celular y “Apps” y entrega en moto

“No diga aló, diga Súper 4”, así contesta el teléfono con su humor y acento zuliano, Hernán Peraza con la expresión de la extinta lotería de Venezuela para atender a sus clientes.

Peraza es un joven zuliano de 28 años y comunicador social y aunque tiene cinco años que emigró de Maracaibo no ha ejercido su profesión; pero en este tiempo de pandemia le ha tocado poner en práctica sus conocimientos para trabajar con aplicaciones de Apps en su móvil para recibir pedidos.

“Con mi moto no solo trabajo para la empresa de encomiendas Rappi sino también para trasladar los productos de la gente que me contacta por el celular. Usualmente redacto mensajes de promoción y los comparto para informar”, dijo mientras se montaba en su medio de transporte.

Peraza resalta que el venezolano tiene mucha oportunidad de trabajar informalmente haciendo domicilios.

“Salgo muy temprano y siempre uso guantes, mascarilla y con líquido antibacterial, desinfecto la moto dos veces al día para garantizas la higiene y mi salud. El trabajo es agotador. Domicilio por el sol, el charco, el recorrido por las calles pero es la manera de garantizar obtener mis ingresos”, aseveró.

“Vecino llegó el buen queso” es la frase que más utiliza para promocionarlo a los clientes y me resulta muy bien porque lo vendo muy rápido, ahora con el pico y placa debo ajustarme a la ley para salir a trabajar”, resaltó sin perder su entusiasmo.

Aprendizaje significativo a través de videoconferencia

La caraqueña y licenciada en Educación Especial, Eunice Guevara está asimilando y usando las diferentes herramientas tecnológicas, entre ellas el sistema de comunicación de videoconferencia y reuniones virtuales Zoom para diseñar e impartir sus clases.

“La necesidad obligada de quedarnos en casa generó un acercamiento a otras maneras de mostrar nuestro trabajo, como es usando la tecnología donde se tiene que elaborar un mensaje corto y preciso, que llegue al estudiante”, precisó la docente.

“Al usar las Tics me ha ayudado a entender tres cosas fundamentales en el aprendizaje. La herramienta debe estar visualmente atractiva para la población que se dirige; que el mensaje se pueda ser captado rápido y de forma dinámica, y tercero, aprender a utilizar los recursos multimedia para realizar las clases virtuales”.

Guevara emigró de Venezuela hace dos años y medio y es un ejemplo de la migración positiva en Colombia.

“Los niños son muy visuales y entonces se debe emplear adecuadamente la comunicación corporal, con gestos y mirada frente a la cámara y el computador, para que se pueda lograr su atención y aprendizaje.
El maestro debe entender que no solo es lo práctico sino el saber cómo utilizar los recursos que el niño está acostumbrados a ver.

Para hacer la actividad musical, añade Guevara, se utilizan elementos comunes de la casa como por ejemplo, las cucharillas, pelotas, platos, que “sirven para seguir el ritmo y pulso en las primeras etapas del crecimiento, es decir es una reinvención porque para crear música necesariamente no se requiere un instrumento para desarrolla habilidades musicales, a través del sonido”.

Aquí podemos notar la conexión emocional entre el docente y el niño, porque te das cuenta de la importancia, que significa, cómo te valora y aprecia; es un aprendizaje significativo donde los padres se dan cuenta del trabajo que hacemos en los colegios y generalmente la gran la desconoce lo que se hace en las aulas virtuales hasta el acto final”.

La música a través de Instagram

Para cumplir sus labores de enseñanza musical, la profesora Carla Romero, también se ha ingeniado unas estrategias de aprendizaje significativo donde las transmite, a través de la red social de Instagram.

“La música se fundamenta en los aspectos prácticos, vivenciales y de contacto directo con el participante para genera un mensaje aprendizaje significativo, es por ello, que con esta coyuntura estoy haciendo videos interactivos que implica la acción y el movimiento, donde se logra un conocimiento más cognitivo que físico y rítmico”, expresó.

Romero explica que para mantenerse activa con el trabajo se requiere innovar y actualizarse durante este Aislamiento Preventivo Obligatorio que para ella también es novedoso ver cómo, a través de la pantalla del computador, se puede creas y sentir emociones que motivan y conectan con el mensaje.

“Con el tema de los niños, trato de motivar sus atención. Cuando le dices el nombre se sienten identificado, y es en ese momento se produce el aprendizaje. Ellos al conectarse observan y dan respuestas al cantarles y son llamados por sus nombres. Esa reacción de los niños es, pues no se lo creen que los están nombrado en esos videos y piensan que son el centro de atención; eso es emocionante cuando los vemos imitar, y cuando saben que las canciones son para ellos.

Las venezolanas Romero y Guevara se conectan en la red social Instagram todas las noches para enviar un mensaje de esperanza y aliento. “Allí, nos encontramos para orar y desahogar emociones y que entiendan que no somos individuos aislados de las situaciones Tratamos de contar temas reales, usando la oración”, explicó.

Romero añade que durante este aislamiento preventivo obligatorio es necesario hacer diferentes actividades y renovar las actitudes y capacidades, donde se pueda aprender “a convivir en familia, lidiar con el espacio y tener en la calma”. Con la fe es ese medio que podamos llegar a un acuerdo para entender de esta situación.

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar