En Colombia están en riesgo 7 millones de empleos

• A pesar de que la cuarentena fue extendida en Colombia hasta el próximo 25 de mayo, desde el pasado 27 de abril, el gobierno inició la reactivación económica, bajo estrictos protocolos de bioseguridad

EL VENEZOLANO COLOMBIA | VOZ DE AMÉRICA

Con algo más de 12.000 casos confirmados de COVID-19 y cerca de 500 muertos, Colombia, dentro de la región, ha sido uno de los países donde las afectaciones en materia de salud por cuenta de la pandemia han sido más benévolas.

No obstante, las consecuencias en la economía y por supuesto en el empleo, han sido muy fuertes. A pesar de que el país ya entró en la fase de reactivación de varios sectores económicos, la parálisis en la producción y el consumo, en más de un mes de cuarentena obligatoria, muestra los índices de desempleo más altos en los últimos 10 años con 12,6% en la tasa de desocupación, según el más reciente reporte del Departamento de Estadística, DANE.

Sólo en el mes de marzo se perdieron más de un millón 500.000 empleos en sectores como el turismo, la industria, la construcción y el entretenimiento según el DANE.

Para el economista y profesor de la Pontificia Universidad Javeriana, César Ferrari, consultado sobre las consecuencias, a corto plazo, son catastróficas, en la medida en que los efectos de la pandemia se ven potenciados por los altos índices de subempleo que tradicionalmente ha tenido el país.

“Colombia tenía un poco más del 10% de desempleo y un poco más del 20% de desempleo, estamos hablando de 40% de la población que no tenía ingresos o eran muy precarios, a eso se le suma lo que la cuarentena está produciendo, entonces las cifras van a ser muy desalentadoras” señala el economista, quien anota que a pesar de que las cifras sobre crecimiento económico que venía registrando el gobierno del presidente, Iván Duque, antes de la pandemia, eran positivas, no se había logrado detener el incremento en el desempleo.

LAS MUJERES SON LAS MÁS AFECTADAS POR LA PÉRDIDA DE EMPLEOS

De acuerdo con el DANE las mujeres han sido las mayores damnificadas con la pérdida de sus empleos. “Del 1.583.000 empleos que se perdieron en marzo, 863.000 fueron mujeres frente a 721.000 hombres que quedaron desempleados” afirmó Juan Daniel Oviedo, director de esa entidad.

A la crisis económica mundial propiciada por el COVID-19 se sumó la caída en el precio del petróleo, commodity del cual depende, en alto porcentaje, la economía colombiana.

No obstante, aunque a este fenómeno no se le puede atribuir la perdida de empleo en el país en la actualidad, si terminará afectando, a mediano plazo, la generación de empleo en el país, dado que el presupuesto nacional esta basada en el precio del barril mayor a los 65 dólares, muy lejos de los 25 en los que fluctúa actualmente el Petróleo de referencia Brent, como el que produce Colombia.

Para el economista Ferrari, este fenómeno debe impulsar a Colombia a buscar otras alternativas en materia de producción en un futuro cercano. “Vamos a tener que afrontar un cambio en la estructura productiva de países que basan sus exportaciones en hidrocarburos, como Colombia, eso significa pensar en otro tipo de sectores, como la agroindustria, las manufacturas, las industrias creativas, incluso, pero para eso hay que garantizarles que sean adecuadamente competitivas para que atraigan inversión” señala el catedrático.

Colombia COVID-19
Esta imagen muestra casos de COVID-19 en Colombia.

De otro lado, a la par de las decisiones adoptadas por el gobierno colombiano en materia de salud para contener la pandemia, el presidente Iván Duque también ha implementado una serie de medidas de choque para intentar salvar la mayor cantidad de empleo. Préstamos bancarios a bajos intereses respaldados por el propio Estado; subsidio a las nóminas, para las pequeñas y medianas empresas; así como exenciones tributarias, entre otras opciones, han hecho parte de la oferta.

No obstante, sectores industriales, manufactureros, turísticos y de entretenimiento, como bares, restaurantes y discotecas, han debido cerrar sus puertas e iniciar los trámites, ante el gobierno, para realizar despidos masivos o suspensión de contratos, ante lo que el ministerio de Trabajo ha tenido que salir al corte.

“El gobierno abrió las líneas de crédito con el sector bancario y ahora empezó el tema de subsidios a las nóminas, entonces estamos realizando mesas de trabajo con los sectores más afectados, diciéndoles; aquí hay unas ayudas, por favor vamos a conservar los puestos de trabajo”, manifestó el ministro de Trabajo Ángel Cabrera.

A pesar de que la cuarentena fue extendida en Colombia hasta el próximo 25 de mayo, desde el pasado 27 de abril, el gobierno inició la reactivación económica, bajo estrictos protocolos de bioseguridad, con los sectores de la construcción y las manufacturas, mientras que esta semana se reintegraron a sus trabajos otros sectores como el de la venta de vehículos, autopartes, talleres de reparación, ventas al por mayor de muebles y papelerías, en un intento por frenar la caída libre del empleo.

Sin embargo, el comercio continúa cerrado, lo que ha despertado críticas de un sector de los industriales, que manifiestan que de nada sirve volver a producir si no están abiertos los locales para satisfacer la demanda.

Ante el desolador panorama el economista Ferrari predice que poco a poco la economía empezara a recuperarse en la medida en que las empresas vuelvan a producir y se restablezca la relación entre oferta y demanda, no obstante este será un proceso lento. “La inversión se va a ir recuperando poco a poco, porque cada vez van a producir más y las empresas van a tener más utilizadas y entonces van a tener más recursos para hacer inversión, pero es un proceso que no es inmediato”, señala el experto.

◉ Para lectura completa pulse ➦ Aquí

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar