SABORES DE FILIPPO
Sicilia: un paseo entre gustos y aromas por la principal isla italiana (I)

🥦 Sicilia es una pequeña isla que se encuentra al sur de Italia, es todo lo pintoresca que se pueden imaginar. En momentos sientes que estas dentro de una película, los paisajes son agrestes o muy verdes

FILIPPO CAMPISI Bogotá

Tengo una conexión muy especial con Sicilia. Soy caraqueño de padres italianos, ambos Sicilianos. Mis hermanas y yo crecimos alrededor de la mesa, mis padres hablando dialecto siciliano y nosotros respondiendo en español.

Mientras muchos niños comían pabellón criollo y arepas, mi mamá nos daba alcachofas rellenas y pasta con berenjenas, aceitunas y alcaparras. Heredé el gusto por la cocina mediterránea, viví escuchando cuentos de por qué tal plato se hacía, cuando lo comían, nos contaron mil historias de nostalgia, de tristes despedidas, alegrías, sabores y olores.

Sicilia es una pequeña isla que se encuentra al sur de Italia, es todo lo pintoresca que se pueden imaginar. En momentos sientes que estas dentro de una película, los paisajes son agrestes o muy verdes, viñedos por todas partes, lugares históricos increíbles, los limones amarillos y perfumados, vitrinas llenas de dulces, comidas suculentas y pasta, mucha pasta.  Te abrazan, te besan y te acogen con mucho cariño.

En esta primera entrega les muestro recuerdos de mi último viaje a Sicilia. Verán lugares de interés turístico, paisajes, comidas y les dejaré al final las recetas de algunos de los platos más emblemáticos como las famosas Arancini, spaghetti con salsa siciliana y los Cavatune, un postre que se hace para la celebración de San Giuseppe (San José).

Palermo es la capital,  es una pequeña ciudad situada al norte de la isla.  Esta llena de centros turísticos, vistas espectaculares, restaurantes, museos y cuenta con una gastronomía local muy variada, en líneas generales todos los restaurantes tienen ambiente familiar. Los frutos de mar, la pasta y las pizzas son las más solicitadas. Si pasan por Palermo no dejen de visitar Mondello. Es un paseo lleno de colores azules, es perfecto para caminar saboreando un helado. Sentarse a comer calamares fritos y tomar una cerveza bien fría.


Entre la comida más casual y famosa de Sicilia estan los Arincini, es una croqueta gigante de arroz frito rellenas de ragú y mozzarella. Hoy en día se pueden conseguir de diferentes tamaños y rellenos. Ir a Sicilia y no probar esto es casi no haber ido.

En cuanto a los postres, los cannoli y helados a base de pistachos y almendras son considerados como orgullo local. Sobre todo los de almendras. Sicilia cuenta con una variedad que tiene denominación de origen. Los cítricos como las mandarinas, naranjas y sobre todo los limones son una verdadera joya. Son grandes, jugosos y sobre todo perfumados.


Receta para hacer las Arancini

Ingredientes para 9 o 10 arancini , dependerá del tamaño que las hagas.

Taza y media de arroz común

Ingredientes para 9 o 10 arancini , dependerá del tamaño que las hagas.


– Taza y media de arroz común
– 1 cucharada de mantequilla sin sal
– 3/4 de taza de parmesano rallado
– 2 huevos
– Pan molido c/n
– Mozzarella
– Ragú de carne / bolognesa
– Aceite para freír

Cocina el arroz con la mantequilla y un poco de sal, es la misma proporción de agua (1 x 2 de agua) en este caso el arroz debe quedar más suave de como seguro te lo comerías. Dejar enfriar.

El ragú , debes tomar en cuenta que debes agregar arvejas a la preparación, no debe quedar como una salsa, es más bien carne con poca salsa.

Cuando el arroz este más frío agrega todo el queso y como tres cucharadas del ragú, mezcla bien.

En la palma de tu mano agrega una porción de arroz, trata de hacer como un hueco en el centro, allí agrega una cucharada de ragú y un cubo o trocitos de mozzarella, toma un poco más de arroz y tapa. Con las manos aprieta y forma una bola, debes darle un poco de fuerza, este paso es importante para que no se abran en la fritura.

Una vez listas pásalas por huevo batido, y luego por pan molido, debes freír a temperatura media en abundante aceite. Cocina de 4 a 5 minutos. Tienen que quedar doradas, crujientes por fuera, por dentro calientes con el queso derretido.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar