Inclusión económica, clave para atender a migrantes venezolanos tras pandemia

• Aunque Muñoz no recomienda a los venezolanos retornar a su país, el Gobierno colombiano instaló con la ayuda de organismos internacionales y de autoridades locales un campamento transitorio en la ciudad fronteriza de Cúcuta para que quienes deseen hacerlo lo hagan de manera ordenada

EL VENEZOLANO COLOMBIA

Fortalecer la inclusión económica de los migrantes venezolanos es “clave” para atender a esa población tras la pandemia de la COVID-19, opina el gerente de Frontera del Gobierno colombiano, Felipe Muñoz, quien el mes próximo asumirá como jefe de la Unidad Internacional de Migración del BID.

Ese proceso “pasa por regularizar, convalidar los títulos, certificar sus competencias técnicas y lograr que puedan desarrollar alguna actividad, incluso algunos como emprendedores”, asegura Muñoz en una entrevista telefónica con.

“Esa es la clave que en muchos países ha funcionado como ejercicio y la que tenemos que fortalecer en la época de pospandemia”, expresa el funcionario, quien ocupa el cargo de gerente de Frontera desde febrero de 2018.

Muñoz considera que en Colombia “se ha avanzado” en este proceso pero considera necesario que el sector privado participe más en la inclusión económica de los inmigrantes ya que en el país hay cerca de 1,8 millones de venezolanos.

“Necesitamos que se involucre más el sector privado en este proceso, que entienda que hay beneficios de una mano de obra capacitada. Más del 20 % de los inmigrantes venezolanos en Colombia tiene título de educación superior, técnico e incluso doctorado o maestría, por lo cual no toda los migrantes son población vulnerable”, afirma.

RETORNO Y PANDEMIA

Según Migración Colombia, más de 90.000 venezolanos han retornado de forma voluntaria a su país desde que el 25 de marzo comenzó la cuarentena declarada por el Gobierno del presidente Iván Duque para mitigar el avance de la pandemia.

Muñoz precisó que esa cifra es inferior al 5 % de los venezolanos que hay en el país y dijo que “el 96 % aún permanece en Colombia y permanecerá en Colombia por largo tiempo”.

“Esa es la primera claridad que hay que hacer para que la gente no tenga la falsa expectativa de que la migración terminó porque unos pocos se han devuelto”, asegura.

El funcionario, que fue director del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, policía secreta) entre 2009 y 2011, cree que retornarán algunos venezolanos más pero insistió en que la cifra nunca será superior al 5 %.

“Incluso ya tenemos casos de algunos que se están devolviendo nuevamente porque claramente las condiciones (de vida) allá no funcionan”, expresa.

CAMPAMENTO TRANSITORIO

Aunque Muñoz no recomienda a los venezolanos retornar a su país, el Gobierno colombiano instaló con la ayuda de organismos internacionales y de autoridades locales un campamento transitorio en la ciudad fronteriza de Cúcuta para que quienes deseen hacerlo lo hagan de manera ordenada.

Esto ocurrió luego de que a principios de junio empezara a regir una disposición del Gobierno de Nicolás Maduro que limita a 300 el número de retornados que pueden entrar a Venezuela diariamente, y solo los días lunes, miércoles y viernes.

“El centro de atención nos ha permitido por lo menos recibir a algunas de las personas y evitar embudos en la frontera en tanto el régimen de Venezuela limita a unos cuantos cientos los que pueden regresar diariamente a su país”, explica Muñoz y asegura que esperan contar con más centros transitorios en otras ciudades.

Sin embargo, el funcionario señala que “el pico de ese movimiento” de retorno ya pasó.

PLANES INTEGRALES

Muñoz señaló que para quienes decidieron quedarse hay “un plan especial para integrarlos en la respuesta a la pandemia”, que incluye seis medidas.

Una de ellas es la de los “corredores humanitarios para algunos que decidieron volver”, otra es garantizar “el acceso a la salud en el tema de COVID-19” y una tercera consiste en “trabajar con las agencias de cooperación para convertir casi todos los programas que teníamos de atención en transferencias monetarias”, es decir en dinero para ayudarles a pagar arriendos y comida.

Igualmente se estableció un programa “de más de 200.000 mercados para más de un millón de personas vulnerables en 71 municipios de Colombia que ya se entregaron” y se enfocó el trabajo en cuatro localidades donde las condiciones de los venezolanos no son las mejores.

Finalmente, se abrieron “líneas de información con la cooperación internacional para los migrantes”.

EXPERIENCIA ANTE RETO REGIONAL

Para ejercer como jefe de la Unidad Internacional de Migración del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Muñoz llega con la experiencia de dos años y medio al frente de la política del Gobierno colombiano para atender a los venezolanos que huyen de la crisis.

En ese sentido, manifestó que desde su cargo coordinó una política “integral” y “plural” porque abarca muchos temas e involucra a autoridades regionales, entes de control, el Congreso, la cooperación internacional, la sociedad civil y la academia.

Eso le permitió entender cómo funciona la migración y considera que le servirá “en las nuevas responsabilidades” en el BID.

Muñoz envió un mensaje “de empatía” a los migrantes y les pidió que cuando busquen ayuda “traten de acudir a las organizacion

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar