Omar Barboza: “Las declaraciones de Padrino hay que interpretarlas textualmente”

• Omar Barboza tiene claro lo costoso que podría ser para la oposición asistir a las elecciones en los términos de Nicolás Maduro, pero quiere un poco más de tiempo para el “no” definitivo

EL VENEZOLANO COLOMBIA | LA GRAN ALDEA

El dirigente nacional de Un Nuevo Tiempo se declara enemigo de “la abstención pasiva”, aunque no tiene dudas en torno a la profundidad del fraude electoral que gestiona Nicolás Maduro.

Omar Barboza garantiza la unidad del G4, reivindica el esfuerzo de Juan Guaidó, y acepta la oscuridad irremediable del momento venezolano actual. Sostiene, sin embargo, que falta mucho para el 5 de enero de 2021, y que en el país “puede pasar cualquier cosa”.

Omar Barboza tiene claro lo costoso que podría ser para la oposición asistir a las elecciones en los términos de Nicolás Maduro, pero quiere un poco más de tiempo para el “no” definitivo. En los confines del G-plus está abierto un debate en el cual se busca, sobre todo, identificar y poner en desarrollo una política en torno a la fecha de aquella consulta, más allá incluso de la decisión de no participar.

De acuerdo a su óptica, “el 5 de enero está demasiado lejos” y el estancamiento de la oposición no desmiente la posibilidad de que se concreten nuevos eventos en el país. Omar Barboza no habla del “cómo”, pero promete unidad y compromiso: Asegura que las relaciones de los partidos son buenas y que la decisión de acompañar a Juan Guaidó es irreversible.

“Votar es la vía de los demócratas, por supuesto. Lo que no podemos es ser cómplices para hacerle creer al pueblo que está votando por algo, si en realidad no está eligiendo”

Omar Barboza

Aunque hay sectores de la Mesa de Diálogo Nacional que se han esforzado en seducir a la militancia de AD y Un Nuevo Tiempo para que se animen a ir a las elecciones, Barboza lo descarta en los actuales términos. Respecto a aquella facción de la oposición, afirma que hay sectores respetables, pero que otros tienen, sin duda, “la agenda de Miraflores”.

-Un Nuevo Tiempo es un partido con una zona de sensibilidad muy clara a los llamados electorales. ¿Cuál es la posición del partido respecto a la cita parlamentaria convocada por el chavismo?

-En el partido tenemos aprobada una línea central muy clara: Resolver las cosas de fondo en unidad con el resto de las fuerzas democráticas. Como en cualquier partido democrático hay diferentes opciones que se discuten. Gracias a Dios estamos en una etapa de mucha unidad interna. Con el acuerdo, además, de no hacer públicas las posiciones personales hasta que no tengamos conclusiones colectivas. Y cuando las tengamos, discutirlas primero con la Unidad. Necesitamos fortalecer los consensos.

-¿Piensan ustedes que todavía es posible mantener activo algún canal de diálogo político, por pequeño que sea, con el chavismo? Stalin González ha hecho varias afirmaciones en este sentido.

-Hubo algunos canales, hace unos meses, intentando convencerlos de que se avinieran a condiciones mínimas para unas elecciones libresjustasverificables. Ese esfuerzo lo dio por terminado el propio régimen cuando convoca por su cuenta a este proceso, con el cual busca repetir la farsa de las presidenciales de mayo de 2018, con la supuesta elección de Nicolás Maduro.

-¿Qué opinión le merecen entonces esas declaraciones de Vladimir Padrino? Ha dicho que la oposición no podrá llegar al poder nunca.

-Me parecen muy lamentables esas declaraciones. Sobre todo pensando que sería a él a quien le correspondería organizar el Plan República. Padrino habla de las Fuerzas Armadas como si fueran un partido político, violando claramente el mandato constitucional, el 328 de nuestra Constitución. Lo que ha hecho Padrino es confesar públicamente que aquí no puede haber elecciones libres y que la voluntad popular no importa, sino la voluntad de la fuerza.

-¿Con lo afirmado por Padrino sería suficiente para no participar en las parlamentarias que se aproximan?

-Son elementos que estamos analizando. Queremos participar, somos demócratas, creemos que el voto es el instrumento para dirimir las diferencias, pero lo que está planteado en Venezuela es una farsa. Sabemos que algunas cosas podrían cambiar, creemos que es necesario esperar, no queremos tomar una decisión definitiva. Como están planteadas las cosas, se ve difícil.

-Se ha hablado de la posibilidad de tener, al menos, una política decidida para la consulta, aunque eso no implique necesariamente asistir a ella.

-Nosotros no creemos en la abstención pasiva. Vamos a seguir luchando por condiciones electorales, por el cambio político, y por unas verdaderas elecciones presidenciales y parlamentarias, que es lo que corresponde.

Dialogar con “la mesita”

-¿Mantiene, Un Nuevo Tiempo en particular, conversaciones, intercambios, más allá de las diferencias, con dirigentes de la Mesa de Diálogo Nacional? En otras ocasiones las relaciones del partido con algunos de esos sectores han sido buenas.

-En eso que llaman “la mesita” hay de todo. Hay gente que, de buena fe, cree en la tesis de participar como sea, y hay gente que claramente le está haciendo el juego al Gobierno. Votar es la vía de los demócratas, por supuesto. Lo que no podemos es ser cómplices para hacerle creer al pueblo que está votando por algo, si en realidad no está eligiendo. Esa es la diferencia que tenemos: El “como sea” es “como diga Maduro”. Ahora además han prohibido a Acción DemocráticaPrimero Justicia y Voluntad Popular usar sus símbolos y vetaron a sus legítimas autoridades. ¿Por qué estos demócratas de “la mesita” no protestan, no se pronuncian sobre la declaración de Padrino? Hablar con la “mesita” es difícil, porque no se sabe quién la representa. Hay sectores de ese espacio con los cuales no tenemos problemas en hablar porque les tenemos consideración personal. Pero con “la mesita”, en rigor, puede hablar es Miraflores que es la que la dirige.

-¿Tiene usted alguna expectativa personal sobre lo que puedan hacer los rectores del CNE vinculados a “la mesita”, en el acuerdo con el TSJ?

-Tengo la esperanza de que Rafael Simón Jiménez, que es a quién más conozco de ellos dos, reflexione y que no pase a la historia como alguien que se sumó voluntariamente a un fraude como el que está planteado.

-¿Las declaraciones de Padrino cierran definitivamente una solución política a la crisis venezolana?, ¿hay opciones para el ejercicio de la política en el país?

-Las declaraciones de Padrino hay que interpretarlas textualmente. Aquí hay una dictadura y las Fuerzas Armadas no van a permitir que gane otro que no sea ese con el que ellos están. Estamos planteando unas elecciones justas y verificables, y Padrino nos hace razonamientos de la época de los Picapiedras.

-Ajá, pero ¿qué se hace con eso?, ¿cómo se expresa esta interpretación en una iniciativa política? El bache de la oposición es muy notorio, luego de haber existido una expectativa tan grande de cambio.

-Nosotros creemos que la mayoría de los venezolanos, la aplastante mayoría, quiere un cambio, y nuestro objetivo es unirla para evitar que se ejecute un fraude como el que está planteado en este momento. Seguir usando todos los mecanismos constitucionales posibles, seguir avanzando y presionando hacia el cambio político. El chavismo está en su última etapa. Ya no guarda las formas, antes guardaba las formas. No tienen escrúpulos; quieren plantear un partido electoral donde Maduro dirige al árbitro y a los dos equipos. Advertimos a los venezolanos que de buena fe son participacionistas a que no sean tontos útiles de la dictadura.

Leopoldo López y Juan Guaidó

-Se ha hablado de recriminaciones a Juan Guaidó, de diferencias en el G4 ¿Cómo ve usted y su partido el liderazgo de Guaidó en este momento?

-Somos mucho más que el G4, nos acompañan otros partidos importantes, como Causa R, Cuentas Claras, Proyecto Venezuela, Encuentro Ciudadano, y aspiramos a que se integran más organizaciones civiles. Estamos absolutamente identificados con Juan Guaidó y su esfuerzo. Eso no quiere decir que no haya cometido errores. Pero la dirección que le está dando a la lucha por el rescate de la democracia es la correcta y cuenta con nuestro apoyo.

 -¿No hay problemas internos con Leopoldo López?

-No, tenemos una relación política que es buena, ellos tendrán sus problemas internos, pero nosotros tenemos como conducta que no hacemos públicas nuestras diferencias. Al país le hace falta en este momento la unidad, dar el ejemplo, tener un comportamiento constructivo. En eso estamos en Un Nuevo Tiempo. El interés nacional está por encima de esas pugnas. Tenemos comunicación diaria, permanente.

-¿Cuál es el escenario que visualizan luego de la convocatoria a esas elecciones legislativas a las que han decidido no participar? Algunos diputados no están de acuerdo con el principio de la “continuidad administrativa” invocado por Guaidó.

-Lo que sucede en Venezuela va a una velocidad tal que el 5 de enero de 2021 está lejos. Tomar ahora decisiones sobre estas materias es precipitarse. Tenemos un grupo de compañeros delegados que están analizando todos los escenarios. Hay que esperar. Mientras el escenario de unas elecciones presidenciales y parlamentarias no esté descartado no vamos a entrar al análisis inmediato de otras alternativas.

-Algunas personas han objetado la presunta tutela estadounidense sobre las decisiones que toma la Presidencia interina.

-Hemos avanzado mucho en el terreno internacional y hemos sumado grandes aciertos y logros. Lo más importante de esos apoyos es que ninguna de las decisiones que se toman son de los países que nos prestan ayuda, cosa de la cual estamos muy agradecidos, y eso incluye a Estados Unidos. Ellos nos ayudan a restaurar nuestra democracia, el voto popular. No es una ayuda como la rusa o la cubana, que es para implantar una dictadura.

“Al país le hace falta en este momento la unidad, dar el ejemplo, tener un comportamiento constructivo. En eso estamos en Un Nuevo Tiempo”

Omar Barboza

-¿Ve usted viable, objetivamente, la concreción de una salida pacífica a la crisis venezolana?, ¿hay espacio para la política en este contexto de ‘la salida violenta es una posibilidad’?

-Para los demócratas, que además no tenemos armas, ni las hemos usado, la salida política es la ideal, la que más conviene. Pero si se nos plantea una circunstancia como la que nos propone el general Padrino, y eso se hace una realidad, claro que acá nada se puede descartar, aunque no seamos los protagonistas de eso porque no somos gente armada ni usamos métodos violentos como forma de lucha. Lo que pasa es que, así las cosas, acá no se pueda descartar nada.

-¿Cómo evalúan la caída de Guaidó en las encuestas? Había una enorme expectativa popular con sus posibilidades de cambiar las cosas.

-Las encuestas hay que verlas muy bien. En este momento, de verdad, nadie está haciendo encuestas en Venezuela. No se puede salir a la calle, no hay contacto, hay un sesgo, son digitales. Es probable, igual, que la gente que pensó que esto iba a ser más rápido, que era la mayoría, se sienta cansada. Guaidó no ha cambiado su rumbo; lo que pasa es que no le pueden pedir que sea Superman. Que utilice la fuerza de gobiernos extranjeros, sobre los cuales no tiene control, pues no puede. Guaidó ha hecho todo lo que es posible hacer dentro de la lucha constitucional y democrática. No se pueden hacer amenazas con fuerzas que no se tienen. Es comprensible que exista gente defraudada, cansada. La lucha ha sido muy larga y exigente, el pueblo ha sufrido mucho. Hay que trabajar porque la esperanza, que es lo último que se pierde, no comience a perderse. Para eso trabajamos, para impedir que eso ocurra.

-A la pugna para reconquistar la democracia parece que le queda mucho tiempo más. No se ven salidas ni siquiera en el mediano plazo.

-Eso parece ahora, aunque también cualquier cosa puede pasar en 15 días, 30 días, eso no se sabe. Han pasado cosas y seguirán pasando. Mientras nos mantengamos unidos, y el sentimiento, el ansia de cambio, sigue creciendo, estemos seguros de que seguirán pasando cosas. Nosotros estamos dispuestos a mantenernos en esta lucha, dure lo que dure. Mantener el objetivo del cambio político, la restauración de la Constitución, que podamos hacer unas elecciones presidenciales y parlamentarias sin trampas, realmente libres. Que podamos progresar en libertad, con paz. Para eso luchamos.

-El TSJ de Maduro podría tomar en cualquier momento una decisión en contra de la directiva de Un Nuevo Tiempo, similar a la que han tomado con los otros partidos.

-Estamos evaluando ese riesgo, claro, aquí puede pasar cualquier cosa como he dicho. En 2015, después de la victoria legislativa de la oposición, la Asamblea Nacional saliente escogió, entre gallos y media noche, a los miembros de eso que ellos llaman Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). El Parlamento anterior siguió funcionando hasta el 30 de diciembre para elegir un TSJ que desconociera la voluntad popular. Comenzó quitándonos 3 diputados para que no hubiera mayoría absoluta en la nueva Asamblea Nacional. No nos extrañaría para nada que nos ocurra. Eso no afectará nuestra lucha y nuestro trabajo por el cambio político para Venezuela.

◉ Para lectura completa pulse ➦ Aquí

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar