SABORES DE FILIPPO
En esta cuarentena eterna me animé hacer un calentao

🥦 Se considera un plato casero, porque son "las sobras", pero aquí en Colombia desayunar un buen calentado es común y apreciado. Es una de los platos más frecuentes en los desayunos domingueros. Yo siempre lo pido

Te pregunto: ¿el arroz con qué no te lo comes? ¡Pega con todo! Sí, es muy noble. Y el mejor ejemplo es el famoso calentao colombiano.

¿Qué es el calentao?

El calentado (o calentado, como popularmente se le llama) es lo que algunos llaman “comida trasnochada”. Sigo: es todo lo que nadie se comió el día anterior y vuelves a recalentar pero con todos los elementos juntos: arroz, fríjoles, lentejas, pasta, papas, maíz tierno, huevo, tajadas, entre otros.

Se considera un plato casero, porque son “las sobras”, pero aquí en Colombia desayunar un buen calentado es común y apreciado. Es una de los platos más frecuentes en los desayunos domingueros. Yo siempre lo pido.

Foto: Filippo Campisi

Variedades según región

Aunque es muy popular en toda Colombia, cada región tiene su gusto y sazón. En la Andina, por ejemplo, es muy común con pasta y lentejas, en la Costa Caribe es la mezcla del sancocho de pescado con el arroz.

Tenemos el calentao paisa que es unos de las más tradicionales y quizás más de los más solicitados, este lleva frijol rojo.  Un elemento en común que tiene el calentado y muchas comidas colombianas es el Hogao. Es un sofrito hecho a base de tomates frescos, comino, cebolla, ajo y caldo de pollo que acompaña casi a cualquier plato, desde unas arepas hasta en el calentado, le queda espectacular.

¿En dónde se come calentao?

Lo recomendable sería que vayas a los locales de comida cercanos a tu barrio y por un precio económico lo comas: son abundantes, deliciosos y lo puedes acompañar con café, agua panela o chocolate caliente.

El calentao está de moda

Muchos podrían pensar que servir una comida recalentada es insultante. Algunas personas, incluso, lo descalifican por “muy popular y con mala presentación”. Y cada vez más crece una tendencia: los restaurantes profesionales que le dan “un toque especial” y lo preparan un poco más sofisticados. En estas versiones, considero el calentao pierde un poco su espíritu. El calentao con sabor, es ese que les decía: el que sirve la Doña Nadia en el local de la esquina.”

“Lo recomendable sería que vayas a los locales de comida cercanos a tu barrio y por un precio económico lo comas: son abundantes, deliciosos y lo puedes acompañar con café, agua panela o chocolate caliente”

Prepáralo tú mismo

Como extraño salir a comerlo cerca de casa, en esta cuarentena me animé a hacerlo. Pensé que hacerlo era realmente muy fácil porque tengo todos los elementos, es barato y espectacular. Aquí les dejo mí calentao, se acerca mucho a la versión paisa.

¡Qué lo disfruten!

El calentao de Filippo

Tiene arroz blanco, guiso de caraotas rojas reposadas, tajadas, huevo frito y acompañé con aguacate y queso blanco.

FOTO: Filippo Campisi

Corta las tajadas y reserva. En una sartén -con toque de aceite- agrega el arroz, sella un poco y luego vierte las caraotas. El caldo es delicioso pero trata de no poner tanto para que no te quede aguado. Coloca las tajadas y mezcla todo bien, por último espolvoree un poco de cilantro.

Foto: Filippo Campisi

Cuando esté listo, coloca todo el arroz en un tazón grande, aplasta un poco y voltea con cuidado en el plato para quede bien presentado. Yo coroné con un huevo frito: queda espectacular.

Se vale que uses todo lo que tengas en la nevera como: carne, pollo mechado, salchichas, pasta, caraotas negras o lo que más te guste. 

¿Cuéntame como te fue?

Foto: Filippo Campisi

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar