La solidaridad se extiende entre migrantes durante la pandemia

• La solidaridad ha sido indispensable para sobrevivir a la crisis desatada por la pandemia de Covid-19, y muchas veces son los más vulnerables los que deciden apoyar a otros para superar las dificultades. Desde Italia, un grupo de venezolanos envía fármacos a su país para ayudar a sus compatriotas ante la escasez de medicamentos en Venezuela

EV COLOMBIA | FRANCE 24

Edoardo Leombruni es un cirujano venezolano que dejó su país hace años y ahora reside en Italia. Por su profesión, conoce los riesgos que significa no tener los recursos necesarios para enfrentar la pandemia de Covid-19, y la escasez de medicamentos en su país es una de sus principales preocupaciones.

Por eso, Edoardo lidera un proyecto para enviar medicamentos a su país natal y apoyar a sus compatriotas. “Nosotros hemos canalizado la ayuda humanitaria a Venezuela: de Europa vienen los medicamentos, y de Estados Unidos, gracias a la alianza que tenemos con el programa de ayuda humanitaria para Venezuela, se envían todos los insumos médicos”, cuenta.

Ya son 5 años organizando estas colectas solidarias de medicamentos, a las que se han unido otros venezolanos residentes en Italia. “Aquí nosotros trabajamos en las tardes casi todos los días para poder dejar nuestro granito de arena. Un granito de arena… una gota en el mar. Una gotica en el mar, pero ¿qué sería del mar sin esa gota?”, relata Mariangela Oddi, una de las voluntarias de la organización.

Cuando las cajas con medicamentos están listas, son selladas y preparadas para el transporte. En pocos días atravesarán el Océano Atlántico a bordo de un barco de carga con destino al puerto de La Guaira, al norte de Caracas, en Venezuela.

‘LA MORADA’ EN NUEVA YORK, COMIDA MEXICANA PARA “CURAR EL INTERIOR”

El restaurante de la familia Méndez en el Bronx por poco cierra por la pandemia. Todos sus integrantes fueron diagnosticados con Covid-19, y las restricciones los llevaron a mantener su local sin servicio por un largo tiempo.

Lo intentaron todo para sacar a flote su negocio, pero incluso los bancos les cerraron las puertas por la condición de indocumentados de algunos de los miembros de la familia. Sin embargo, el comedor volvió a funcionar gracias a ayudas locales y ahora sirven hasta 650 platos típicos mexicanos para los más necesitados en la Gran Manzana.

Todos los días Natalia prepara sus mejores recetas y un grupo de voluntarios las reparte por Nueva York. “Así como se recomienda guardar una distancia prudencial, usar una máscara y lavarse las manos, todo esto es externo. Lo que intento hacer al preparar estas comidas saludables es curar desde el interior”, cuenta.

La iniciativa de ayudar a otros surgió después de vivir el desamparo de las autoridades gubernamentales por su condición de “sin papeles”. Ahora, ‘La Morada’, funciona de martes a viernes y Natalia espera seguir sirviendo delicias mexicanas a los que no tienen para su sustento, en estos tiempos de crisis.

 ◉ Para lectura completa pulse ➦Aquí

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba