Qué significa hoy el 23 de enero | Por: Emilio Figueredo

• Hubo muchos logros en esos 40 años de democracia, se crearon muchas nuevas universidades y liceos, se procedió a un agresivo plan de alfabetización, se procedió a impulsar la industrialización del país y a completar las infraestructuras comunicacionales que el país requería para crecer

Para muchos venezolanos de hoy el 23 de enero es una fecha lejana que tiene presencia física en un barrio de Caracas ubicado el municipio Libertador, en el que se destacan súper bloques construidos durante la dictadura de Marcos Perez Jiménez, y donde impera la ley de algunos de los más agresivos colectivos de la ciudad.

Pero el 23 de enero es mucho más que eso. Es una fecha histórica que marcó un cambio de rumbo en la historia de Venezuela, no sólo por haber sido el día en el que el dictador huyó del país en un DC3 coloquialmente llamado la «Vaca sagrada», sino porque fue el inicio de la verdadera era democrática de nuestro país.

A partir de ese 23 de enero de 1958 se instauró una democracia representativa en la que se consagró la alternancia en el poder, una incipiente y razonable división de poderes, una libertad de expresión hasta esa fecha desconocida, una creciente participación política de diversas organizaciones con distintas ideologías, y sobre todo con una enorme esperanza de que el país podía progresar sin necesidad de que se impusiera otro dictador.

A partir de ese 23 de enero de 1958 se instauró una democracia representativa en la que se consagró la alternancia en el poder

Hubo muchos logros en esos 40 años de democracia, se crearon muchas nuevas universidades y liceos, se procedió a un agresivo plan de alfabetización, se procedió a impulsar la industrialización del país y a completar las infraestructuras comunicacionales que el país requería para crecer. Se le brindó a los venezolanos, sin exclusión alguna, una educación de calidad, no sólo en el país, sino en cualquier lugar del mundo, con el plan Gran Mariscal de Ayacucho.

Florecieron los hospitales en todas las grandes ciudades y en Caracas se creó un sistema de transporte subterráneo, el Metro de Caracas, que fue orgullo latinoamericano por su buen servicio. Se electrificó el país con la culminación de la represa hidroeléctrica del Guri. La producción petrolera llevada a cabo por la empresa estatal PDVSA alcanzó la producción de 3,5 millones de barriles diarios y tenía planes de llegar hasta los 5 millones, pero además se desarrolló la petroquimica y la distribución del gas. Y así siguen muchos más ejemplos que podríamos dar de los logros. En el campo de la cultura se inició el sistema de orquestas, que hoy es algo que ha elevado el prestigio de nuestro país a nivel mundial.

Es cierto también que hubo muchas fallas y errores, que no se pueden ni de deben esconder, hechos de corrupción, violaciones de DDHH, por supuesto y son condenables, pero no tienen comparación con la masiva práctica puesta en marcha en estos últimos años por la dictadura que usurpa el poder en Venezuela. Y hubo fallas en la administración de justicia y la inseguridad encontró espacio, pero, con todo lo malo que pudo haber, la gente vivía mejor que hoy, mal que bien el dinero alcanzaba para adquirir lo necesario y sobre todo la movilidad social abría nuevas oportunidades para mejores empleos y nadie soñaba en emigrar para poder sobrevivir.

Hoy necesitamos una nueva fecha como ese 23 de enero de hace 63 años, que sea otro símbolo histórico del inicio de la reconstrucción y reconciliación de ese maravilloso país que es Venezuela.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba